Poemas tristes

  • Soledad Astral

La calma se hace fría
del cosmos absoluto
y en el viñedo oscuro
se frena el devenir.

Entre la noche brillan
estrellas parpadeantes
y la luna danzante
va plateando la vid.

El humo del cigarro

se marcha de mi boca

para abrirse en las hojas

manchadas de su gris.

Entre esta lejanía
los astros van despacio
mis pensamientos raudos
y tú no estás aquí.

Busco en el universo
recuerdos con tu rostro
que me penetran como
un toro al carmesí.

Todo se hace en silencio
como en silencio nacen
ocasos por las tardes
y las nubes de abril.

En silencio me hundo
mas mi corazón grita
poniendo de rodillas
de mi alma, su confín.

Se fracturó mi vida
el cuento se ha acabado
y ya no hay colorados
para este colorín.
Autor: doblezero

  • Para ti

Por ti, para que tú un día llegaras,

¿no respiraba yo a media noche

el flujo que ascendía de las noches?

Porque esperaba, con magnificencias

casi inagotables, saciar tu rostro

cuando reposó una vez contra el mío

en infinita suposición.

Silencioso se hizo espacio en mis rasgos;

para responder a tu gran mirada

se espejaba, se ahondaba mi sangre.

¡Qué expresión fue sembrada en mi interior

para que, cuando crece tu sonrisa,

proyecte sobre ti espacio cósmico!

Pero tú no vienes, o vienes demasiado tarde.

Precipitaros, ángeles, sobre este

linar azul. ¡Segad, segad, oh ángeles!

Autor del poema: Rainer Maria Rilke

De más está decir la razón del por qué decidí compartir estos dos poemas con ustedes cuando se nota el arte en ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s